A 44 años años del golpe: denunciamos la escalada represiva en los barrios de la Zona Norte del Conurbano.

Compartir

Buenos Aires 26 de marzo del 2020 desde la Sociedad de Resistencia Oficios Varios Zona Norte FORA.

A 44 años años del golpe: denunciamos la escalada represiva en los barrios de la Zona Norte del Conurbano Bonaerense en el contexto de la emergencia sanitaria

Las organizaciones abajo firmantes (bibliotecas populares, organizaciones políticas y sociales, comedores comunitarios, agrupaciones sindicales, organizaciones antirrepresivas, centros culturales, entre otras) repudiamos la militarización de las calles y los barrios que ya provoco más de 16000 detenciones.

No podemos permitir que además de estar viviendo en medio de una crisis sanitaria, social y económica, en cuyo contexto tiene lugar la pandemia del Coronavirus, debamos hacer frente además a una escalada represiva en nuestros territorios como si fueran el foco del problema.

Diariamente estamos viviendo persecuciones a trabajadorxs que se encuentran intentando garantizar su plato de comida o simplemente no perder su fuente de trabajo, en muchos casos yendo a trabajar sin condiciones mínimas de protección; hostigamiento en las barriadas por parte de fuerzas de “seguridad” que salen a violentar a vecinxs, la violencia frente a comerciantes que son obligadxs a cerrar sus comercios por las noches, por fuera de toda normativa, entre otras situaciones.

A lo largo de estos primeros días de cuarentena, hemos visto:


• agentes de las fuerzas golpeando e intentando aleccionar a pibxs y jóvenes
• policías gritando y arreando personas cual si fuesen ganado, incluso en algunos casos odenándoles que corran mientras lxs persiguen con motos.
• camiones llenos de agentes de las fuerzas de seguridad con itacas en mano, que aumentan en número durante la tarde-noche, avanzan por las calles hostigando a lxs vecinos que salen a comprar o andan ganándose el mango del día.
• trabajadores del parque industrial de Tigre “escoltados” hasta su puesto de laburo por la policía que nos les creía queiban a trabajar.

Repudiamos a su vez que el llamamiento a controlar con “severidad” el cumplimiento del “asilamiento social y preventivo” sea un convite a vecinxs a que denuncien y ejerzan desconfianza frente a lxs otrxs. En momentos de crisis como la que estamos viviendo y que sabemos que se irá agudizando con el correr de los días, crisis frente a la que no estamos todxs igual de preparadxs para afrontar, estamos convencidxs de que es tiempo de solidaridad y de pensar en las necesidades de lxs otrxs, que en lugar de controlar debemos conocer con qué recursos estamos pudiendo afrontar el “aislamiento”. Dado que el “quédate en tu casa” no siemrpe es posible para todxs… Muchas veces porque vivimos hacinadxs, otras porque vivimos en hogares construídos en torno a las violencias, tantas otras porque simplemente no podemos parar la olla en casa… y debemos changuear para poder sobrevivir.
Por todo esto decimos:

NO PODEMOS PERMITIR QUE FRENTE A LAS MÚLTIPLES SITUACIONES DE VULNERABILIDAD A LAS QUE ESTAMOS EXPUESTXS LXS TRABAJADORXS DEBAMOS A SU VEZ SER UNA VEZ MÁS EL FOCO DE LA REPRESIÓN ESTATAL.

Mientras los countries donde muchxs de nosotrxs trabajamos (y donde se encuentran gran parte de los focos de infección del Coronavirus) se encuentran excentos de toda situación represiva, son los barrios de lxs laburantes lxs que hacemos frente a los abusos de poder de todas las fuerzas represivas. Barrios como Las tunas en Tigre, rodeado de countries, está militarizado, pero lxs vecinos de esos countries salen a hacer las compras, pasear el perro y hacer ejercicio y nadie lxs controla… No como al pibe que ayer a la tarde molieron a golpes oficiales de la bonaerense sobre la calle Riobamba.
Y como si fuera poco, los centros de salud de los barrios han cerrado sus puertas para concentrar la atención en hospitales a los que no llegamos… sin poder dar continuidad por ejemplo a la atención en salud mental que ya era deficitaria antes de la pandemia.

Por todo esto decimos:
No es con el accionar represivo en los barrios, ni con la actitud para nada solidaria de denunciarnos entre nosotrxs, fogoneada desde el gobierno y los medios de comunicación hegemónicos, que vamos a salir de esta situación

Exigimos al Estado:

• Medidas sociales y económicas integrales y de inmediata implementación: porque no será en abril que debamos comprar comida sino HOY.
• Sistema de salud integral en el contexto de la pandemia, donde podamos recibir atención de calidad sobre el conjunto de afecciones que sufrimos diariamente.
• Atención prioritaria en salud mental en los barrios de trabajadorxs.
• Acceso a alimentos, medicamentos y asistencia médica a todas las personas en contexto de encierro.
• El cese de la militarización de los barrios populares y mayor control sobre las patronales que obligan a trabajar a sus empleadxs sin condiciones de salud básicas o bien cuando no son servicios “esenciales”.
• Y por sobre todas las cosas repudiamos enérgicamente que se esté debatiendo la posibilidad de decretar un Estado de sitio. La suspensión de los derechos constitucionales no puede ser una opción, porque sabemos que esto habilitará mayores manejos abusivos y mafiosos de las fuerzas de “seguridad” sobre nuestros barrios principalmente.

Reafirmamos que en esta situación de emergencia sanitaria tienen que primar por sobre todas las cosas el respeto a los Derechos Humanos y que no puede ser nunca una opción volver a las épocas más oscuras de nuestro país.

Nos mantenemos en estado de alerta y organización, y hacemos un llamado a la solidaridad de todo el campo popular a repudiar la violencia y la impunidad. Reforzar los lazos entre vecinxs y la auto-actividad y auto-organización de los pueblos es fundamental en este proceso que nos golpea más fuerte a las y los trabajadores.

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*