CHOFERES EN CUARENTENA LA 60 Y SUS MEDIDAS FRENTE AL COVID-19

Compartir

OPINIÓN: CHOFERES EN CUARENTENA LA 60 Y SUS MEDIDAS FRENTE AL COVID-19

La pandemia mundial nos cayó de sorpresa. Al menos así fue para nosotrxs, trabajadores de todos los sectores en todos los puntos del mundo. Algunxs se quedan en casa, otrxs deben salir a trabajar como lo decreta el gobierno nacional en su listado de trabajos esenciales. En este último grupo encontramos a los trabajadores del transporte público, un gremio que ha fogoneado su voz en más de una ocasión y que lo precede una gran historia de luchas y huelgas. La Unión de Choferes, que pertenecía a la F.O.R.A., es un gran ejemplo de ello. Aún cuando el peronismo gobernaba siguió ganando más de una lucha en sus filas. Hoy, la línea 60, sin dudas y seguramente sin saberlo, recoge esa tradición y apuesta por la organización de sus trabajadores ante cualquier eventualidad que se presente. Incluso frente al nuevo virus. Redacto algunas preguntas, doy vueltas en cada una para asegurarme que sean claras. Listo. Agarro el celular y le aviso a Menconi. Quise hacer la entrevista con audios de wasap, mi celular no es de fi ar y me es imposible grabarla por llamada. Tampoco se las quise mandar enteras y que las contestara de a una. Eso corta un poco la espontaneidad de rehacerlas y que surjan nuevas. “Vos mandá y voy contestando” me dijo en un audio. A pesar de la incomodidad, el delegado de la cabecera de Barracas se presta muy amablemente a contestarlas.

Primero me gustaría que te presentes a lxs lectorxs…

Soy Santiago Menconi, empleado de limpieza de la línea 60 y delegado. Hace casi 15 años que trabajo en la 60.

En los últimos meses la empresa MONSA decidió eliminar puestos de trabajo recortando ramales de la línea 60 ¿Cómo se enteraron en la cabecera de esta decisión? ¿De qué manera se llevó adelante una medida de fuerza?

Hace unos meses el grupo DOTA, actual gerenciador de MONSA línea 60, presentó un plan de reestructuración de la línea en que contempla el cierre de doce de los diecinueve ramales. Frente a eso se realizaron asambleas, marchas como la que hicimos al Ministerio de Trabajo de la calle Callao, presentamos impugnaciones junto a sindicatos, organizaciones barriales, estudiantiles y volvimos a marchar nuevamente. El ex gobierno de Cambiemos con Maurcio Macri a la cabeza, con Dietrich y con Krantzer que era el subsecretario de la gestión de transporte le dieron al grupo Dota la reestructuración que estaban pidiendo. Al momento, en la linea 60 están funcionando siete de los diecinueve ramales históricos. Sin embargo, no se tocaron los puestos de trabajo. No hubo despidos y, por el momento, venimos trabajando y seguimos peleando por las condiciones laborales y de servicio para los pasajeros

El COVID-19 paralizó a gran parte de la población, es decir, frenó nuestro trabajo a nivel mundial ¿Cómo impactó esto en los choferes? ¿Qué aspectos de su trabajo se vieron afectados?

Bueno, en primer lugar con miedo por venir a trabajar y no saber qué virus te podés encontrar y lo que puede llegar a pasar. Lo primero que hicimos cuando se declaró la cuarentena fue licenciar a todos los compañeros que por el decreto no debían para venir a trabajar: los que tenían asma, algún problema cardíaco, los que tenían que quedarse en la casa haciendo las tareas de cuidado para los hijos, compañeros con diabetes, epoc, episema pulmonar, asma, etc. Después tuvimos que establecer un protocolo propio porque si bien había un plan de emergencia de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) no era público. Recién se hizo público bastante tiempo después. Los que hicieron la punta fueron un par de compañeros que aislaron los asientos de adelante, los cerraron; después con la desinfección de todas las unidades a la entrada del colectivo rociándolos con un producto que tiene lavandina y agua, desinfectando todas las unidades, los pasamanos; y después empezamos las asambleas al aire libre manteniendo la distancia. Se votó un protocolo de diez puntos que hicimos que lo cumpla la patronal. Formamos una cuadrilla de compañeros de higiene. El colectivo, cuando entra a la 60, se lava y después se desinfecta. Lo mismo en la entrada del taller, se desinfecta desde que los compañeros mecánicos lo lleven a cabo. Tuvimos el pedido de implementos de seguridad, barbijo y guantes para los compañeros que realizan desinfección, también la limpieza con lavandina y agua en la sala de espera, la sala de choferes, en los baños, en todos los ambientes de uso común.

Después un grupo de compañeros decidió aislar con un plástico cristal los asientos de adelante. En un primer momento hubo discusiones en torno a eso porque no estaba estipulado en el protocolo de la CNRT y decían que nos podían caer causas penales. Hicimos asambleas, se decidió aislar directamente al conductor poniéndole el plástico cristal, haciendo subir a los pasajeros por la puerta de atrás y tuvo éxito. Los compañeros tenían miedo, como es lógico, y con esa medida aislamos el contacto con las y los usuarios. Y después esa misma medida salió en el protocolo de la CNRT y salió el Secretario General de la UTA a decir que lo habían conseguido ellos, pero bueno….

Cambiaron mucho los hábitos, el tema del mate. Ahora por ejemplo, estamos en esta mesa tomando mate. Somos tres, hay dos termos y tres mates. Lo mismo con los saludos, con los besos, con la limpieza de manos. Hicimos bastante eje en eso último. Conseguimos que venga el Secretario de seguridad e higiene de la empresa a que nos dé una charla de capacitación donde también habló de las medidas preventivas que tenemos que tomar para cuidarnos entre nosotros. En un momento también la Comisión de Mujeres había planteado sus miedos. Íbamos a hacer una asamblea al aire libre pero cuando se dictó la cuarentena no se pudo llevar a cabo pero de todos modos logramos que a través de los diez puntos esos se cumpla el protocolo interno y la 60 está trabajando de esa manera: con la desinfección diaria, con una cuadrilla de compañeros que la esta realizando. Para esto se licenciaron algunos choferes que no salen a manejar y que conformaron la cuadrilla. Acá lo tengo al compañero Migueres que está con lentes de protección, con barbijo y guantes. Cuidarnos dependió de nosotros, no dependió de ningún protocolo oficial ni de la iniciativa de la empresa. Surgió acá de la preocupación de los compañeros y de las asambleas que hicimos entre nosotros y de los reclamos que llevamos los delegados que por suerte fueron tenidos en cuenta. Es estar en una situación de emergencia que no nos había pasado nunca pero lo estamos sobrellevando bien.

La foto es de Estepario Lobo, la lucha de los trabajadores de la Línea 60

Un poco ya me lo dijiste pero para que quede más claro ¿En algún momento la patronal tomó medidas de seguridad? ¿Sirvieron?

Nunca hicieron nada. Los trabajadores venimos tomando medidas de seguridad desde antes que muriera David. Estamos en “Basta de asesinatos laborales”, eso te da una pauta.

¿En sus casas qué piensan de esta situación? Antes mencionaste una Comisión de Mujeres.

No está activa pero siempre la conformaron esposas de compañeros. Y en sus familias todo esto se vive con miedo. Cuentan los compañeros que llegan a sus casas a sacarse directo la ropa, se bañan, toman todos los recaudos porque no quieren contagiar a los chicos y para no llevar la basura que pueden chupar acá a las casas.

¿Tienen contacto con choferes de otras líneas de colectivos? ¿Saben cómo es su situación?

Sí. Particularmente estoy hablando con los de las 540 que son copados, son con los que estábamos en interlíneas. Ellos se están manejando de la misma manera que nosotros y después con otras líneas con las que tengo dialogo sé que no están cumpliendo nada la situación. Los delegados están recontra vendidos y laburan como quieren. Y en otras líneas están tomando medidas como por ejemplo lo del plástico, cuando el gobierno lo anunció en el protocolo de la CNRT. Mirá justo estoy acá con un compañero en el baño que me acaba de decir que lo paró uno de la 37 y que le dijo que gracias a los de la 60 le dejaron poner el nailon cristal en el colectivo. Lo tiró la CNRT en el protocolo pero nosotros lo habíamos implementado antes eso.

¿De la UTA tienen novedades?

No, de la UTA no tenemos ninguna novedad. La única notifi cación que tuvimos la sacaron en una circular en donde nos agradecían la valentía y el heroísmo de estar brindando un servicio esencial y ellos manifestando que se pusieron a la cabeza por defender los protocolos de salud y seguridad de los compañeros. No, de hecho la UTA brilla por su ausencia. Echaron a 100 trabajadores en Vía Bariloche y en todo el interior del país hay un descalabro total porque las empresas nucleadas en la FATAP, que es la cámara empresaria del interior, dicen que no van a pagar los salarios. Que se haga cargo de eso la UTA

Ahora bien, hago una última pregunta ya que ustedes tienen contacto constante con cualquier trabajar o trabajadora ¿Les parece que va haber algún tipo de cambios después de esto? En la forma de relacionarnos, de consumir, de mirarnos, etc.

Creo que se pueden llegar a dar cambios pero no formar hábitos. Es muy difícil que se deje de tomar mate en grupo o que nos saludemos con un beso o que nos andemos frotando la cara y manoseándonos como hacemos siempre. Sinceramente no veo…. Sí creo que insistiremos mucho con el lavado de manos, que puede haber más higiene personal y más cuidados pero veo difícil que se formen hábitos sanitarios a partir de esto. Creo que tenemos una manera de socializar bastante cariñosa y que ni bien se termine la pandemia volvemos a los besos, a los abrazos, a tomar mate y a compartir todo. Y con respecto a la relación pasajerochofer ahora se sube por la puerta de atrás y hay un vinílico pero después hay como un automatismo social ahí. No, no veo que se pueda llegar a generar algún cambio. De hecho nos pasó algo. Antes le pegaban al chofer, lo puteaban y ahora te escupen. Tuvimos dos compañeros que los escupieron los pasajeros así que…ojalá. Me parece bastante lejano eso. sacarse

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*