PROTESTAS EN COLOMBIA

Compartir

Reformas burguesas

Estos son los sectores que buscan reformar para proteger sus bienes y vulnerar a la clase trabajadora: tributaria(la gota que rebaso la copa), salud (privatización al mejor estilo yanqui), laboral (trabajo por horas desconociendo lo ganado por la lucha de los movimientos obreros)/pensional(por ejemplo, desconocer el derecho a la pensión cuando una persona enviuda), agraria(no permite el acceso a las tierras que pertenecen a los campesinos e indígenas y fueron quitadas por el conflicto armado), educación(privatizando y limitando su acceso), militar(fortaleciendo y manteniendo su impunidad frente a delitos de lesa humanidad).

Represión del ESMAD (Escuadrón Militar Antidisturbios)

Al momento de escribir esta nota, les fallecides sobrepasan las 44 personas (civiles y desarmadas). Las personas desaparecidas son más de 980 (según Human Rights International). Les herides rondan los 1330 (290 de ellos son policías). Los abusos sexuales sobrepasan los 15 contando una violación registrada hasta este momento.

Para tener en cuenta la magnitud, se podría comparar con la cantidad de asesinades durante el 2020 en EEUU por parte de la policía: 25. O, para tener un caso más cercano, en 150 días de protesta presente en Chile, la cantidad de asesinadas por parte de la policía fueron de 36 personas.

Revolución Molecular Disipada (desde el fascismo)

La burguesía colombiana busca replicar los neologismos como Terrorismo urbano, para condenar las protestas sociales. Buscan legitimar el uso de la violencia por parte del ESMAD (de las FFAA en general) para crear el pánico social suficiente e instalar el control por medio de este aparato represor. Respondiendo, claramente, a la política de seguridad democrática impuesta por su caudillo Álvaro Uribe Vélez.

El (ex)presidente Uribe en un trinó del lunes 3 de mayo trajo a colación un concepto teórico de origen marxista: Revolución Molecular. La tergiversación del concepto de Revolución Molecular es clara. Guattari postula este término para, entre otras cosas, realizar un diagnóstico de cómo las luchas sociales se deben llevar a cabo de una manera horizontal, descentralizada, sin que responda a “altos mandos”. En pocas palabras, de una manera rizomática. Con base en esta teoría, la tergiversación la da a conocer el entomólogo Alexis López (chileno neofascista y simpatizante de Pinochet), que tiene como objetivo crear, “personificar” al enemigo interior (doctrina del siglo XX). Con la creación del enemigo interior, la criminalización de las protestas hacen que se justifique el uso de la fuerza, pues las entrelazan, las relacionan de una manera somera con la guerrilla del ELN, los paramilitares (creados por el mismo Uribe) y los grupos de centro izquierda (movimientos sociales/partidos políticos). A esto le suman las disidencias de las FARC (que son el 10%) y el narcotráfico.

Crisis y economía

El déficit económico, la crisis por la que atraviesa Colombia impulsa a que se acuda a la “solidaridad” del pueblo. Esto es lo que enmarca (con ese eufemismo y mal uso de la palabra solidaridad) el saqueo que buscan hacer los capitalistas a la clase obrera, quienes han llevado a que en plena pandemia haya una contracción del (-) 6,8%.

Se ciñen el cinto para aplicar la austeridad a los departamentos (provincias), pero invierten en arsenal para su guerra (por ejemplo, la compra por más de 16 millones de euros que han realizado durante los últimos dos lustros con el gobierno español). Es la guerra que quieren mantener, su política constante: la mano dura que prometen cada 4 años en elecciones; para que, en sus gobiernos, implanten las reformas que buscan recrudecer los impuestos a la clase trabajadora, liberando de la carga tributaria a las empresas (para esta reforma tributaria, se buscaba extraer de los bolsillos de les colombianes el 73% de lo que se buscaba recaudar: 23 billones de pesos).

Esta búsqueda desesperada es para mejorar su capacidad de deuda, entre otras cosas. Ya que, junto con Brasil y Guatemala, se tiene la historia crediticia de endeudamiento y esto impide que, para negociar, se pueda acceder más fácil a las vacunas. Como se dijo líneas atrás, la deuda no fue usada para palear la pandemia presente, sino para incrementar el arsenal militar justificada por una guerra que ellos mismo han buscado mantener. No olvidar la promesa de campaña de Duque: hacer trizas el tratado de paz (entre el gobierno de Santos, otro que puso Uribe, y la guerrilla de las FARC, después de 60 años de conflicto).

La caída de esta reforma no quiere decir que se haya ganado una batalla, muy lejos se está de eso. Ya que son conocidas las mañas que tienen estos gobiernos burgueses que, para seguir robando y saqueando a los pueblos, usan todas las trampas jurídicas a su favor para llevar a cabo sus objetivos capitalistas; mas, cuando se trata de hacer funcionar un modelo neoliberal que demuestra, cada año, las crisis que contraen los países que lo han implementado.

El Fiscal Barbosa, amigo por más de 25 años de Duque, avanza con la figura jurídica de Extinción de dominio para quitarles a los camioneros su vehículo si estos se encuentran en protesta (obstruyendo las vías, etc.). Esta figura materializa el relato de criminalización a las protestas que implementan por los canales de televisión y por sus redes sociales, pues se escudan en la ley 1708 atropellando con su brusca interpretación el derecho humano de lucha por una vida digna por medio de la protesta social.

Construcción De Memoria Colectiva/Revolución social

Movimiento AISO (Autoridades Indígenas del Sur Occidente): “Desde el Movimiento AISO en Memoria de los hijos de Bachue, del pueblo Muisca, de los pueblos indígenas de Colombia y la Memoria histórica de Nuestro Nu Pirø (América) hemos derribado la estatua de Gonzalo Giménez de Quesada en la Ciudad de Bogotá DC, seguimos nuestro mandato de desarrollar justicia histórica contra crímenes de lesa humanidad. #ConLaFuerzaDeLaGente seguimos en paro Permanente y convocamos a avanzar a una huelga general en Colombia, una huelga capaz de enseñarle a los que nos han gobernado por más de 200 años, que los gobiernos deben tenerle respeto al pueblo Colombiano que construye poder colectivo y popular. #28A”.

Desde el Cauca, los voceros de la comunidad Misak se pronuncian con estos actos como parte del proceso de limpieza histórica, es decir, la construcción de la Memoria Colectiva frente a los abusos genocidas. Los actos de derribar las estatuas de los colonos como ya lo hicieron en Popayán y Cali con las respectivas de Sebastián de Belálcazar, son pasos necesarios para la revolución social que debe comprender el ancho y la multiplicidad de la sociedad.

A continuación, un comunicado de AISO:

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*