¡Sobrevivir a un aborto es un privilegio de clase!

Compartir

¡¡Queremos aborto libre y sin causal!!

En 2018 tras una gran movilización se logró, con 129 votos a favor y 125 en contra, que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto de ley para despenalizar y legalizar el aborto. Así pasó al Senado donde fue rechazado en el mes de Agosto del mismo año. Este hecho lejos de desmovilizar la lucha, le da más fuerzas para, nuevamente, aunar las voces en un grito global.

Durante mucho tiempo las mujeres han luchado por la autonomía de sus cuerpos. Aún así, muchas personas todavía consideran que pedir por la despenalización del aborto es hablar de quitar derechos a una vida. Pero, ¿qué es lo vivo? Desde una apreciación “biologicista” se considera que en el momento de la concepción ya hay vida. Desde lo biológico podríamos decir que es cierto pero, ¿somos sólo biología?.

Los seres humanos, a diferencia de otras especies, somos seres parlantes. Vivimos a través de la comunicación en relación con un Otro. Lacan, psicólogo famoso por retomar las ideas de Freud desde otro punto de vista, dice que existimos antes del nacimiento cuando hay un deseo por parte de los padres y el entorno familiar. Es decir, la existencia es –a priori– la existencia de ese nuevo ser y está íntimamente relacionada con el deseo.

Sumado a esto, debido a varias experiencias psicológicas traumatizantes alrededor del globo, se puede afirmar que un ser por nacer no tiene autonomía y su existencia está ligada a la vinculación con un Otro que lo signifique desde el habla, es decir que lo organice y permita que su cuerpo se adapte al medio parlante, dependiendo de esta relación para su propia existencia. O sea, los seres humanos somos sujetos biológicos pero con una existencia ampliamente dependiente de la relación psico-social con un Otro que nos introduce a la cultura de una sociedad. Dicha vinculación e introducción sólo se produce a través de ese Otro que nos organiza. Sin esto, el ser por nacer no vive, no existe.

“¿Pero acaso no hubo revoluciones en el mundo cuando aún no se concebía la posibilidad de una sociedad anarquista? Y puesto que no logramos convertir al anarquismo a las masas embrutecidas por las condiciones en las que viven, ¿debemos renunciar a toda revolución y acomodarnos a vivir en régimen monárquico-republicano burgués?
La verdad es que la revolución será lo que podrá ser, y nuestra tarea es acelerarla y esforzarnos para que sea lo mas radical posible ”


E. Malatesta – Más sobre la revolución en la práctica

Las mujeres y cuerpos gestantes han sido silenciadas en su reclamo por la autonomía de sus cuerpos desde épocas de la antigüedad. Ya antes de la Edad Media, con el Imperio Romano, se condenaba moralmente a las mujeres que decidieron abortar con más severidad que los infanticidios. Hay un relato desde “lo moral” que impide avanzar a la aceptación de un marco no punitivo que despenalice el aborto sin causal para así lograr la autonomía sobre sus cuerpos. Dicho relato niega el deseo de la maternidad. Se condena desde “lo social y cultural” el acto de abortar, porque se concibe que los cuerpos gestantes están obligados a maternar aún sin deseo, aún si las condiciones de vulnerabilidad y marginalidad son extremas tanto para ese cuerpo tratado como incubadora como para el sujeto por nacer.

Decidir la interrupción de un embarazo es tan difícil como llevar adelante un embarazo; no solo por los riesgos de salud sino porque, desde la moralidad, hay una condena social frente a una decisión que nace de lo personal y debería estar ligada siempre al deseo.

El tratamiento de un debate por la ILE (Interrupción Legal del Embarazo) es de importancia nacional porque se debate lo que deciden hacer con los cuerpos Incubadora, sus cuerpos, porque quieren decidir por elles. Cuando debería ser un debate desde lo ético, donde se permite que los justificativos desde la moral recaigan sobre la decisión de muchas que acuden a la clandestinidad con riesgo de morir y con el juicio social que las mantuvo muchas veces calladas por temor. La ILE debe pensarse en pos del beneficio y bienestar de todes, aquellos cuerpos con capacidad de gestar, porque elles abortan igual pese a que la “Ley” no les amparó nunca; per,o ya no queremos que el aborto sea un tema tabú ni que la condena social y cultural recaiga en forma de pena judicial sobre sus cuerpos.

Es por esto que tenemos la necesidad de convocar y salir a pelear otra vez -y las veces que sea necesario- para demostrar el apoyo a esta demanda.

Porque, más allá de los resultados que decidan lxs políticxs, nuestras luchas las hacemos, ganamos y formamos mostrando nuestra fuerza en las calles. Porque los gobiernos solo responden al oportunismo político como mejor les conviene y nos negamos a que decidan sobre nuestras vidas. Porque la emancipación de les y las trabajadoras será obra de ellas mismas.

¡Si nadie aborta por vos que nadie decida por vos!

¡Sobrevivir a un aborto es un privilegio de clase!

¡¡Queremos aborto libre y sin causal!!

Exigimos:

Educación Sexual: Para decidir cuándo y cómo tener relaciones sexuales, conocer los métodos anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual y para prevenir situaciones de violencia sexual.

Anticonceptivos y profilácticos: Para poder elegir cuántos embarazos cursar, para cuidarnos y prevenir ETS.

Aborto Seguro y en el hospital (sin causal): Para no morir ni quedar con secuelas llegado el caso de desear la maternidad en algún otro momento de nuestra vida.

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*