1° DE MAYO DE 1921, LA MASACRE OBRERA EN GUALEGUAYCHÚ

Compartir

El 1° de Mayo de 1921, en la ciudad de Gualeguaychú provincia de Entre Ríos, tuvo lugar un cobarde ataque a la manifestación obrera que ese día conmemoraba como en casi todas las ciudades del mundo el día de lucha y reivindicación de los mártires de chicago.

Habían pasado solo dos años de la masacre de la semana Trágica desatada por el gobierno democrático del Radical Yrigoyen, a la que se sumarian el fusilamiento masivo de obreros rurales patagónicos, la bestial represión de los hacheros huelguistas de La Forestal en el norte santafesino, la matanza de obreros agrícolas pampeanos en Jacinto Aráoz a mano de las policías bravas, del ejército, o, como en el caso de Gualeguaychú de organizaciones de ultra derecha formadas bajo el auspicio de la sociedad rural y la iglesia Católica, como fue la Liga Patriótica Argentina una organización parapolicial, nacionalista, católica, antisemita y antiobrera, dirigida por oligarcas y burgueses.
La Liga Patriótica presidida por el funcionario yrigoyenista Manuel Carlés, había sido fundada por los estancieros Miguel Martínez de Hoz, Antonio Lanusse, Federico Leloir, el perito Francisco Moreno, Joaquín de Anchorena y el monseñor Miguel de Andrea, también fueron parte de esta organización Jorge Mitre (director de diario La Nación), Ezequiel Paz (director de La Prensa), José Cortejarana (director de La Razón), Estanislao Zeballos, junto a otros “criollos ilustres” de las familias más poderosas del país. La Liga actuaba impunemente como fuerza de choque tanto en los pueblos del interior como en la capital federal, organizando rompehuelgas “carneros” en los conflictos laborales como también haciendo de apoyo parapolicial a la represión del estado como paso en la Semana Trágica de 1919 y en las huelgas de la Patagonia.

En sus estatutos la Liga patriótica incluía el siguiente punto: “adoptar las medidas necesarias para que la Liga Patriótica pueda agruparse en organizaciones vecinales que cooperasen en la acción represiva de todo movimiento de carácter anarquista”. Aquel 1° de Mayo de 1921, los obreros nucleados en la recientemente creada, Federación Obrera Departamental adherida a la FORA del noveno, habían organizado un acto rememorando a los mártires de chicago y la lucha por las 8 horas de trabajo, el acto obrero se realizaria en la Plaza Independencia (hoy plaza San Martín) de Gualeguaychú, a donde se congregaron unos 3000 asistentes. Había trabajadores de diversas ramas, marítimos, panaderos, carreros, portuarios, y de otros gremios junto a sus banderas rojas y negras como símbolos de la organización obrera, la bandera roja de la FOD fue izada en la plaza, junto a la tribuna obrera.


La Liga por su parte organizo un contraacto, en el hipódromo de Gualeguaychú, del que participó toda la alta sociedad junto a sus empleados y la iglesia. Ellos festejaban el ‘Día del trabajo libre’, porque decían que el trabajo libre empezó con la Constitución y arrancó un primero de mayo con el Pronunciamiento de Urquiza. “Con un gran desfile de gauchos a caballo, colegios religiosos de la zona, señoritas que arrojaban flores al paso de la juventud de choque de la Liga, etc. El momento culminante fue cuando el líder de la Liga Patriótica Carlés llegó con su levita negra y su sombrero hongo en un biplano directamente de Buenos Aires. Terminado el acto de reafirmación patriótica y de los derechos de la propiedad, la caballeria gauchesca que iba al comando del estanciero y politico Francisco Morrogh Bernard, se dirigió a darles su escarmiento a los obreros que estaban en la plaza de Gualeguaychú” Los liguistas se acercaron hasta donde estaban los obreros y les exigieron bajar la bandera roja por considerarla una afrenta a la bandera argentina. El jefe de policía Isaías Lahite, pretendió convencer a los obreros para que la retiraran y la llevaran a la comisaría, donde quedaría guardada hasta que los ánimos se calmasen. Los obreros se negaron, se escuchó un disparo. Los liguistas entraron a la plaza a tiro limpio. Los obreros, aunque desarmados, intentaron resistir, pero la embestida fue tremenda. “Fue una carnicería, aunque los obreros no se rindieron sino que lucharon con cascotes, ramas y también algunas armas cortas. En la plaza quedaron cuatro obreros muertos y treinta y tres heridos graves, otras fuentes mencionan 19 muertos y entre los heridos mujeres y niños.”
El diario conservador La Prensa trató de explicar las cosas diciendo que “el 95 por ciento de los víctimas no era argentina y eso induce a pensar en el carácter de la reunión obrera que se realizaba y también a explicarse la violencia con que los oradores anarquistas se refirieron en sus discursos a los símbolos nacionales. La policía manifestó en el primer instante -seguramente por precipitación– que a los obreros no se les habían encontrado armas”.

fundación del sindicato de oficios varios de Estación Viale 7 años después donde participan sobrevivientes de FOD de Gualeguaychu

El tiroteo siguió toda la noche y los ciudadanos “patrióticos” quisieron tomar el local de la FORA, pero no lo consiguieron porque fue defendido por los obreros. Del lado de los liguistas hubo un sargento de policía de apellido Urriste muerto de un disparo. Los brigadistas responsables de aquella masacre como Carles, Salduna, Vela, Luciano Garbino, Morrogh Bernardt, el cura Blasón, Sobral, y otros no sufrieron consecuencia alguna y hasta algunos ocuparon puestos políticos ya que un manto de impunidad los cubrió al cerrarse la causa años después.
“Quien hoy visite el cementerio de Gualeguaychú encontrará cuatro tumbas y una columna tronchada. El lugar tiene una placa, redactada por Ramón Suárez. Dice así: “Aquí yacen los restos de los que en vida fueron Angel Silva, Celedonio Iglesias, Lorenzo Timón y Pedro Villarreal. Murieron el 1º de Mayo de 1921, luchando por el porvenir en aurora contra el pasado en ocaso. Sus hermanos de clase, de dolor y de lucha a su memoria”.

REFERENCIAS: Mirta Moscatelli, La Liga Patriótica Argentina. Jorge Gilbert y Elisa Balsechi, Voces del Sindicalismo Entrerriano. Darío Carrazza, Gualeguaychú 1921, Apuntes sobre la cuestión social. Ateo Jordán, 100 años de historia en la lucha obrera. Osvaldo Bayer, Una casa en Gualeguaychú, Página/12, 21/7/2001

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*