LXS ANARQUISTAS Y LA INVENCIÒN DEL COLECTIVO

Compartir

Si hay algo indiscutible, es que el movimiento anarquista argentino, estuvo desde sus inicios, muy vinculado al movimiento obrero, del cual era parte, porque sus mismos militantes eran trabajadores.

Como ejemplo, se puede citar el caso de los obreros panaderos, sindicato famoso por su combatividad pero también por lo que dejaran en la cultura popular, hasta en términos alimenticios. Los nombres de las facturas que los argentinos comen hoy en día, fueron puestos en forma de burla, de los obreros panaderos, para con todo lo que desde el anarquismo se quería y se quiere aún hoy combatir. Por ello las facturas llevarán el nombre de “vigilantes”, en forma de rechazo a la policía, “cañoncitos”, en desprecio a lo militar, las denominadas “bolitas de fraile” o los “sacramentos”, en obvia alusión a lo clerical, como así también el hoy conocido “pirulín” o “pirulo”, otrora “suspiro de monja”, cuya explicación está de más, dada su evidente forma fálica.


Pero ponemos el caso de los panaderos o el de las cooperativas obreras, cuyo mayor exponente fue el aperitivo “Amargo Obrero”, siendo sus colores rojo y negro, propios del anarcosindicalismo, para demostrar cómo el anarquismo dejó una profunda huella en lo popular, barrida luego con los distintos golpes militares, o la quema sistemática de sus bibliotecas y la toma de sus sindicatos, en tiempos del peronismo, mientras sus últimos militantes eran apresados o expulsados con la Ley de Residencia, hecha para expulsar anarquistas, desde 1902 hasta el gobierno de Frondizi, que sería quien la anulara. (1)

Qué decir de los clubes sociales y deportivos fundados por libertarios. Los casos más famosos serán el del club “Chacarita”, o el antaño “Mártires de Chicago”, hoy “Argentino Juniors”, fundado en una biblioteca anarquista, en 1904. Como así también muchísimos clubes de barrio de ciudades como Rosario (la “Barcelona argentina” por su gran movimiento libertario) que aún hoy conservan nombres sugestivos como el de los clubes “Libertad”, “Luchador”, “Ideal”, “Nueva Era”, “Aurora”, etc. Pero algo no muy conocido hoy, y que es motivo de ésta nota, es la aparición del vehículo popular conocido tiempo después como “colectivo”, en el que tuvieron mucho que ver los anarquistas del sindicato de choferes, adheridos a la F.O.R.A (Federación Obrera Regional Argentina), organización anarquista nacida como F.O.A, en 1901, y que llevará su nombre definitivo a partir de su cuarto congreso, en 1904.

En la invención de éste transporte estuvieron directamente involucrados el renombrado militante libertario Diego Abad de Santillán (2), redactor y director del periódico anarquista “La Protesta”, y un anarquista gallego, menos famoso, llamado José “Saluto” López Luis (3), dando vida a la creación del colectivo, en el contexto de la terrible crisis económica que afectó a varios países, entre 1928 y 1930

En sus “Memorias” (4), Abad de Santillán nos cuenta, tras un título denominado “Los colectivos y los colectiveros”, lo siguiente: “Hubo en 1928 una crisis deprimente de los servicios de taxímetros en Buenos Aires; pasaban los meses y aquella situación no mostraba perspectivas de un fin próximo. El gremio de taxistas sufría las consecuencias del poco uso de sus coches que circulaban horas y horas vacíos, consumiendo inútilmente nafta. Algunos taxistas optaron por arrinconar su coche en espera de tiempos mejores o para siempre, y procuraban buscar otra actividad para obtener el pan cotidiano.

Teníamos una estrecha vinculación con el gremio de chóferes; los afectados por la crisis pasaban a todas horas por la redacción para hacernos conocer sus puntos de vista y conocer los nuestros. Se hablaba de pedir ayuda al municipio de la Capital Federal a fin de no privar a la ciudad de un servicio público como el que mantenían. A esas peticiones al gobierno o al municipio me opuse terminantemente. Y por más que me esforzaba por hallar una salida honrosa, no se me ocurría ninguna, y el porvenir del gremio, en el que contaba con tantos amigos me atormentaba tanto como a los que padecían aquella situación, que tenía visos de prolongarse.

Entre las docenas de taxistas que acudían al diario para comprobar si teníamos algo como la piedra filosofal para descubrir alguna luz, menciono a uno solo, Juan López (sic), gallego, esperantista, que firmaba sus colaboraciones en nuestra prensa con el seudónimo “Saluto”(5). Solía traerme informaciones de los países de Oriente de China, Japón, la India, que tomaba de publicaciones en esperanto de aquellos países. De apariencia quijotesca, al volante de su vehículo, viejo y maltrecho, al verle me recordaba a caballero de la Mancha y a su Rocinante. Descartado lo del recurso al municipio, ¿qué hacer? Y fue entonces cuando se me ocurrió lo siguiente: en lugar de circular con los taxímetros al azar en busca de pasajeros, habría que obrar de otro modo, ponerlos en filas, con recorridos fijos, de tal lugar a tal otro, como los tranvías eléctricos y con una tarifa baja, popular, equivalente a la de los tranvías.

El amigo Juan López se entusiasmó con esa idea, que le pareció excelente, y quedamos en que la expondría en la primera asamblea de gremio, y así lo hizo.

En la nutrida asamblea del local de la calle Bartolomé Mitre al 3200, la proposición fue tomada con sorna por algunos y muy en serio por otros. Me dolió un tanto que entre los que intentaron ridiculizar, aunque sin éxito, aquella solución, estaban militantes muy conocidos de la F.O.R.A.

No obstante esa actitud de unos pocos que se consideraban en posesión de la verdad suprema, un par de días después comenzaron a formarse líneas de taxímetros con recorridos fijos, señalados en un tablero en la delantera de los coches. El taxi particular, se convirtió en taxi colectivo. Eran coches grandes: podían transportar con unos asientos fácilmente agregables, hasta seis pasajeros. Avanzaban rápidamente y competían con éxito con los tranvías; la población de Buenos Aires tomó esos vehículos con simpatía.

En pocas semanas no alcanzaban los taxis de la gran ciudad para cubrir las líneas establecidas espontáneamente. Fue todo un éxito, un éxito con amplio respaldo popular.

El gremio entero, que andaba cabizbajo, triste, desanimado, mostró en pocos días la sonrisa del triunfo.

El taxi colectivo fue el vehículo favorito de Buenos Aires, hasta el punto que los tranvías circulaban casi vacíos, como circulaban antes los taxis. Y como se trataba de intereses extranjeros, ingleses, hubo reclamaciones y protestas, pero el presidente Yrigoyen se mostró firme y tomó el partido y la defensa de los colectivos y los colectiveros. Hubo contratiempos y alteraciones con el cambio de gobierno y la entrada en el mismo de representantes del capital inglés pero los tranvías acabaron por desaparecer unos años más tarde.

El primitivo taxi colectivo fue transformado en microómnibus, que manejaba el mismo conductor, sin ayuda extraña, de cobradores de los boletos. Los microómnibus siguieron llamándose colectivos, y fue con ellos con lo que se hizo posible el conglomerado urbano bonaerense, disperso en numerosas pequeñas ciudades, como una unidad funcional.”

Llama la atención que historiadores como Horacio N. Casal, en su obra “Historia del colectivo”, nombre a los taxistas Páez, Rodríguez, Manuel Pazos, Rogelio Fernández, Lorenzo Forte, Aristóbulo Bianchetti y Felipe Quintana, como a los autores Llama la atención que historiadores como Horacio N. Casal, en su obra “Historia del colectivo”, nombre a los taxistas Páez, Rodríguez, Manuel Pazos, Rogelio Fernández, Lorenzo Forte, Aristóbulo Bianchetti y Felipe Quintana, como a los autores de la invención del colectivo, insistiendo en la argentinidad de todos los citados, y nada mejor para seguir con el mito que dar inicio a esa historia en un cafetín de Buenos Aires. (6)

Aunque el mismo autor señala la combatividad del gremio de colectiveros, que aún en 1936, en plena huelga y conflicto entre choferes y Estado (más los intereses británicos detrás) tendrá como delegados a los anarquistas Miguel Abadie y José Escudero, como así también, para el mismo año, los colectiveros en conjunto se solidarizarán con la República Española, en vísperas del levantamiento militar de Francisco Franco y el auge del fascismo español. (7)

Y si algo fortalece nuestro análisis, véase sino lo dicho por el doctor Corona Martínez, en su defensa realizada hacia los 37 obreros anarquistas del sindicato de choferes de taxi y los lavadores de autos, que sufrieron en 1932, junto a los panaderos, la persecución estatal, siendo procesados por “asociación ilícita”, y siendo su local de calle Bartolomé Mitre, allanado en 1930, y en junio de 1932, con cientos de militantes detenidos. Fue un montaje estatal, para debilitar a los tres sindicatos más combativos de la F.O.R.A. En su defensa, el abogado Corona Martínez, señala: “La aplicación del automóvil al transporte colectivo de pasajeros se inició, desarrolló y progresó en esta ciudad por la “Unión Chauffeurs” y por obra de sus afiliados. En efecto, los primeros ómnibus, pequeños y con todas las imperfecciones de una industria incipiente, fueron puestos en circulación por miembros de “Unión Chauffeurs”, constituyendo líneas cuyos coches, como los actuales de colectivos, no eran de una empresa, sino de numerosos propietarios de un solo coche, dándose el caso frecuente de dos o tres condominios de uno de ellos. Vinieron después las grandes empresas que explotaron para su exclusivo lucro la iniciativa de los esforzados “pioneers” obreros, quienes fueron desplazados por la competencia de los que disponían de capital para lanzar a la circulación coches grandes y cómodos.”

Luego, el mismo abogado, señala el enorme aporte de éste sindicato a los avances tecnológicos que significó la aparición del auto colectivo, la solución transitòria que representó en tiempo de crisis, y la posibilidad concreta de combatir la terrible desocupación de la época para muchos taxistas sin trabajo. Destacando el hecho de que una “asociación ilícita” de delincuentes, no podría tener esos lazos de solidaridad y de apoyo mutuo entre los trabajadores, como su aporte a nivel social, con la aparición del colectivo.

Hay que destacar que en la primera Comisión Administrativa y como fundador del sindicato de choferes de taxi, aparece José López Luis, alias “Saluto”, en 1924, junto a otros anarquistas. Los primeros autos colectivos llevaban de 7 a 10 personas, y el primer recorrido era Lacarra, Flores, Plaza de Mayo, a un precio de 10 centavos por persona.

Por su parte, “Saluto” López será deportado de Argentina, y fusilado por los franquistas en plena guerra civil española, mientras Abad de Santillán también regresa a su país y será figura destacada de la revolución libertaria llevada a cabo en España. (9)

JUAN MANUEL FERRARIO

Como se ve, los autos colectivos no diferían demasiado en aspecto de un automóvil normal, excepto por su tamaño. En la foto, se ve una unidad de la entonces línea 26, actual 56 (Foto: Archivo General de la Nación).

(1) En los años 30 la misma ley será usada para expulsar a muchos militantes comunistas.

(2) Cuyo nombre real era Sinesio Baudilio García Fernández, autor entre otros libros de “El movimiento anarquista en la Argentina”, “El organismo económico de la revolución”, “Reconstrucción Social”, “Por qué perdimos la guerra”, por citar sólo algunas de sus obras.

(3) José López Luis, conocido como “Saluto”, era oriundo de la localidad gallega de Baiona.

(4) “Memorias”, Diego Abad de Santillán. Editorial Planeta. Barcelona, 1977. Páginas 125 y 126.

(5) Creemos que aquí Abad de Santillán confunde el nombre de José, por Juan, es que en el mismo sindicato de choferes había otro militante anarquista llamado Juan López, a eso atribuimos posiblemente este error, ya que se podría equivocar de nombre pero no de apodo.

(6) “Historia del colectivo”, Horacio N. Casal. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires, 1971. Página 12.(7) Horacio N. Casal. Op. cit. Páginas 82 y 110

( “La F.O.R.A ante los tribunales”. Los procesos por “Asociación Ilícita” a los sindicatos Panaderos, Chauffeurs y Lavadores de autos. Defensa de los doctores Corona Martínez y Palacio Zino. Páginas 102, 103, 104, 122 y 123. Editado por el Comité Pro Presos y Deportados de la F.O.R.A. Buenos Aires, 1934.

(9) Recomendamos el documental “A volte das nove”, sobre la vida de “Saluto” López, realizado por Antonio Caeiro, cuyo adelanto puede verse en www.ofaiadoproducions.blogspot.com

extraido de https://taxi.cnt.cat/associacio/article/1619?fbclid=IwAR1p_J3hcyUCHGt4taIovXUyNZh3GPZPK_KQRD8YSpq3jHPQHg62RhBfEcc

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*