ORGANIZACIÓN Y LUCHA, MENDOZA DE PIE

Compartir

Rodolfo Alejandro Suárez es el reciente gobernador de de la provincia de Mendoza, uno de los responsables directos de la derogación de la ley 7722. El férreo radical no titubeó en su accionar no habiendo pasado ni diez días de haber asumido a su cargo. Como era de esperar “la grieta” que tanto mencionan los medios hegemónicos de información no existió al momento de la votación en la cámara de senadores: el gran arco del PJ abrazó la iniciativa.


Esta traición al pueblo mendocino tuvo una inesperada y rápida respuesta. En un abrir y cerrar de ojos las concentraciones, cortes, tambores, banderas y el cuerpo de cada mendocinx no se hizo esperar. Mendoza, una de las provincias mas conservadoras, se transformó en un ejemplo de lucha para toda la región Argentina. Gestando así una serie de masivas movilizaciones que llegaron a romper el cerco mediático. Mientras miles estaban en las calles los medios optaron por el silencio o la mentira sin tapujo, generando enojo y redoblando la apuesta callejera. Incluso aplastó la gran traición de los sindicatos burócratas que transaron con el gobernador provincial ¿Que otra cosa podíamos esperar de los defensores del capital? Incluso el presidente Alberto Fernández antes de la derogación hablaba de este proyecto explotador como algo ya establecido. No es sorpresivo el apoyo a estas mega empresas, conocemos las alianzas de su antecesora y actual vicepresidenta Cristina Fernández que en en su mandato abrazó a Barrick y Monsanto. No importa que tan nac. y pop. sea un gobierno, el capitalismo necesitará nutrirse siempre de algún lado que intentarán disfrazar a como de lugar.


Protección del recurso natural, la ley 7722.


Nacida en el seno de la revuelta popular de los departamentos del Valle de Uco y General Alvear se extendió a todos los puntos de la provincia y no paró hasta ser una bandera revindicada por toda la población. En el 2007 se aprobó mediante una gran poblada que soportó el cruel frío invernal, ese que quema el pecho, pero que al calor de los cortes de calles y rutas se pudo aguantar. La ley protege el recurso hídrico prohibiendo el uso de sustancias químicas tóxicas en la minería metalífera. Es una restricción a la minería a cielo abierto con el uso de sustancias como el cianuro, ácido sulfúrico, mercurio y cualquier otro químico contaminante.


Para comprender un poco el gran impacto de la derogación de la ley necesitamos entender algunos puntos esenciales que hicieron que la lucha fuera tan enorme. En primera lugar, la conciencia del cuidado del recurso hídrico es esencial en la educación de cualquier niñx mendocinx. Desde las láminas escolares hasta el fasículo infantil que viene con el diario, al menos una vez al año, se habla sobre el cuidado del agua. Enfatizando siempre que por una provincia desertica hay que cuidarla de manera permanente. Tampoco se hacen esperar las campañas “informaticas” del gobierno provincial que por radios o TV te piden arreglar esa canilla que gotea o instan a denunciar a tus vecinxs solo por usar el agua en horarios no permitidos. En este punto tampoco podemos dejar de mencionar la fi esta de la vendimia. Celebración que en sus orígenes supo ser un festejo real de lxs trabajadorxs de la tierra por su cosecha. Pero que como siempre el capitalismo transformo en una megafi esta que poco tiene que ver con lxs productorxs a los que dice representar. Llena de luces, reinas elegidas por su belleza hegemónica, conductores y cámaras de televisión llena los bolsillos del empresariado turístico. Celebración del agua y la cosecha enarbolan descaradamente, cuando la realidad es que hay zonas rurales donde acceder a ella es toda una travesía.


Pero no todo es educación y publicidad. Hablamos de un gran porcentaje de la población que vive de su agricultura, el establecimiento de una empresa con este nivel de explotación acuífera anula la labor de miles de productores que viven y trabajan de la cosecha. Todo esto sumado a las grandes movilizaciones que hace mas de diez años se ven en las calles dieron su fruto. Las contramarchas por el agua se vienen realizando sin cesar siendo cada una mas masiva que la anterior. En esta participaron siempre todo tipo de organizaciones. Desde asambleas ambientales -las grandes impulsoras- a organizaciones sociales, barriales, sindicales y partidos políticos. Estos últimos siempre como último orejón del tarro, nunca se dejo que manipularan la lucha y en las grandes marchas siempre se los mandaba al fondo. Otro punto a favor y ejemplo de por que una revuelta triunfa, recordemos que al pueblo unido lo rompen los partidos.


Finalmente el senado mendocino dio marcha atrás con la derogación ante el temor del pueblo organizado y en la calle, hecho que jamás se vio en la historia de la provincia. Como organización económica no podemos mas que celebrar la defensa del recurso hídrico. Defender algo de manera colectiva que han querido naturalizar como una fuente económica más. Lejos está de ser sólo de un reclamo ambiental, es la defensa por algo que debería ser siempre nuestro por que de el dependen nuestras vidas y no hay nada mas anticapitalista que negarnos a comerciarlas. Se equivocaron, no todo es negociable menos cuando se trata de algo que nos pertenece. El pueblo ya decidió.


EL AGUA NO ES NEGOCIO! ARRIBA EL PUEBLO DE MENDOZA!
Sol Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital

Compartir:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*